mayo 07, 2015

II





déjale al azar las lágrimas
que te sorprendan sollozando
un día de gracia
dónde el camino ciego
recuerda la humedad
que se extiende con el sol