julio 31, 2012

ROAIA

y para que tanto balbucearnos
si el oido no escucha
y el corazón no responde
Es la asfixia guardada en los silencios
la que llora