junio 15, 2011

III

Hay noches oscuras, como ésta, en que el hombre de abajo canta y el niño juega. No hay calma, el sonido se transforma en ruido y entonces el silencio y poco después el ruido en la escalera, el sonido de la puerta,
alguien toca por debajo de mi piso,
Abren, que se calle, el hombre que canta quiere que el niño se calle, la mujer se disculpa, y el hombre vuelve a cantar, y el ruido vuelve a sonar. El sonido se transforma en ruido y me canso, que se calle,si yo quiero que usted se calle, pero no se disculpa, hace mas ruido y la saliva brota de su boca y da un paso, me retiro, la mujer que asoma a la puerta le da la razón con un movimiento de cabeza, ahora entiendo porqué se disculpa, yo le doy la razón al niño ,que también asoma, con un gesto en las cejas, espero otra noche como esta.